Estudios científicos demuestran que mientras corremos, una manera de disminuir la pronación del pie y el impacto sobre el asfalto es llevar los cordones bien apretados. Dichos estudios nos revelan que la tensión de los cordones también influye en el confort. Cuanto más apretados llevemos los cordones, mayor es la sensación de confort, mientras que llevar los cordones con poca tensión provoca sensaciones de incomodidad. Por otro lado, la presión plantar a la que se ve sometida el pie también disminuye significativamente.

Aquí os mostramos unos trucos para abrochar los cordones y evitar rozaduras o compresiones molestas en el pie en función de la morfología que tengas:

¿Tu problema es que tienes el pie ancho?

pie ancho

¿Tu problema es que tienes los talones estrechos?

talones estrechos

¿Tu problema es que las zapatillas que tienes son estrechas para tu pie?

zapatillas estrechas

¿Tu problema es que tras correr notas hormigueo en los dedos o sensación de adormecimiento?

Hormigueo en los dedos adormecimiento

¿Tal vez tu pie es un pie cavo con demasiado puente?

pie cavo o demasiado puente
Share This